Al Pueblo democrático de Cuba, con ocasión de la celebracion del II Foro Democrático en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos

“El mundo sabe de sus propias experiencias qué catástrofes pueden resultar de hacer concesiones al mal. La historia del siglo XX sirve como una lección perfecta de esto. El mundo pagó un precio muy alto por políticas del compromiso con el mal, que eran dictadas por los intereses económicos, y por la ilusión de que el mal puede ser aplacado y desaparece por su propia voluntad.”

Nosotros, Forum 2000, Fundación Arias para la Paz, y el proyecto Solidaridad Democrática estamos convencidos, de que las palabras de Václav Havel se encuentran hoy más vigentes que nunca, respecto a que siempre hay que levantar la voz en contra de la opresión y a favor de la libertad, sin condiciones, justificaciones ni relativizaciones; porque ello es abrirle la puerta al mal de nuevo.

Amigos de Cuba, en el marco de este foro que ustedes, la oposición democrática cubana ha organizado, bajo el nombre de “II Foro Democrático en Relaciones Internacionales y Derechos Humanos” que se realizará paralelamente a la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC); deseamos hacerles llegar toda nuestra solidaridad y nuestro apoyo tanto para las discusiones como para sus  resultados.

En tanto que miembros de la sociedad civil global, reconocemos el régimen de libertades como el modo en que anhelamos para vivir, exigimos el reconocimiento, la protección y la garantía de los Derechos Humanos, la admisión y sucesiva puesta en práctica  de los principios básicos de la gobernabilidad democrática –tanto en forma como en sustancia-, empezando por la celebración de elecciones libres y abiertas, el cese de la persecución y la liberación de todos los presos políticos, el respeto de la Libertad de Expresión y libertad de prensa y la autorización y promoción del pluralismo político.

Hacemos un llamado a aprender  las lecciones de la historia valorando  las nefastas consecuencias del autoritarismo.  Nos comprometemos a seguir trabajando para que los pueblos de América Latina y del Caribe puedan ejercer cabalmente la ciudadanía democrática responsable. Solamente ciudadanos libres, activos, con acceso a información y con plenos derechos civiles tendrán herramientas para no converstiorse en víctimas del populismo que se aprovecha de las necesidades de los mas humildes para hacerse del poder, perpetuarse en el tiempo, y avanzar progresivamente al cercenamiento de la Libertad. Solo con ciudadanos libres y activos y un sistema democrático, América Latina y el Caribe se establecerá como una comunidad de naciones plural y próspera.

Alzamos nuestras voces para declarar al mundo que haremos todo lo posible para que el pueblo de Cuba, más temprano que tarde, viva en democracia y libertad y que pueda finalmente disfrutar de todos los derechos civiles y políticos con plenitud.

Foto: Fuentes Fidedignas