Costa Rica en el desarme humanitario y municiones en racimo

San José, 27 mayo 2014 – El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica, y la Coalición Contra las Municiones en Racimo (CMC) presentaron un evento que destacó el tema de la Convención de Municiones en Racimo y el papel de Costa Rica en promover la iniciativa. Panelistas de la sociedad civil, gobierno costarricense, y ámbito académico compartieron sus perspectivas al respeto.

Entre los oradores eran Alejandro Solano, Vicecanciller de la República, Héctor Guerra de la Coalición Contra las Municiones en Racimo, Alfredo Chirino, Decano de la Facultad de Derecho de la UCR, Elizabeth Odio Benito, Ex-Jueza de la Corte Penal Internacional, Armando Meneses de la Comité Internacional de la Cruz Roja, y representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Carlos Cordero, Mabel Segura, y Marcela Zamora.

Compartieron datos que 90% de las víctimas de las municiones en racimo son civiles, no-combatientes; un tercio de ellos eran niños. Cada munición puede contener hasta 200 sub-municiones, 10-40 por ciento de ellas que no se estallan en el momento y se quedan en vegetación o el suelo por décadas. Generan un riesgo muy grave en situaciones post-conflicto porque cualquier persona puede pisar una sin esperarlo o niños jugando los tocan sin saber lo nefasto que es.

La Convención asegura que estados partes se destruyen todos los almacenamientos y buscan los residuos en no más de 10 años. Exige a los gobiernos que los han puesto que den asistencia médica y psicológica a las víctimas y sus entornos sociales y comunidades. Hasta la fecha, 84 países han ratificado la Convención y 113 estados han firmado; entró en rigor en agosto 2010 y a partir de aquel momento, la Convención ha servido a estigmatizar el uso de un tipo de arma que ya está prohibido bajo de la Convención de Ginebra. Este tratado puso un precedente en el derecho humanitario de desarme por entrar en rigor en menos de dos años desde el momento de ser aprobado y abierto para recibir ratificaciones.

Dentro de la región, Colombia es el único país que ha utilizado municiones en racimo dentro de su territorio. Hay otros países que sí los producen; sin embargo, con el último apoyo de Belice, Centroamérica va a ser la primera región del mundo libre de municiones en racimo. Costa Rica ha sido un líder en esta lucha por ser el primer país a firmar todos los tratados internacionales al respeto al desarme humanitario. En 2004, inició una Comisión Institucional de Costa Rica para coordinar todo lo necesario para la Convención de Municiones en Racimo y ser sede de reuniones de estados partes, la próxima de cual va a tener lugar en San José el 4-5 de septiembre 2014.

Para más información, véase las siguientes páginas:

http://5msp.clusterconvention.org/

http://www.stopclustermunitions.org/syria

Fuente de la foto de portada: The GuardianDSC07054