El trigésimo aniversario de la firma del Tratado de Paz

30 aniversario plan de paz

“Centroamérica ha sido y continúa siendo una región en la que cotidianamente se convive con el conflicto… Sin embargo, se ha mostrado en la región una permanente voluntad creativa para solucionar las desavenencias. La historia internacional de la región es rica en ejemplos de solución de conflictos; tan abundante como lo es en la ocurrencia de guerras y situaciones de hostilidad”

Manuel Araya Incera, “Historia de la Paz en Centroamérica”, Literastur. Revista de Literatura en Lenguas Ibéricas. Año 2 No. 4, II Semestre 2002. Pág. 34

Al iniciarse la década de los 80, Centroamérica experimentaba una profunda crisis política, económica y social. Sus problemas no eran nuevos: eran el resultado de una serie de factores que se conjugaron, desde los tiempos de la colonia, para dar paso a injustas estructuras, a recurrentes tiranías militares, al analfabetismo, a la enfermedad, al hambre y a la desesperación. La crisis se mostraba con una guerra civil en El Salvador, el genocidio en Guatemala, sabotajes en Honduras, crisis económica en Costa Rica y el inicio de la contra revolución en Nicaragua.

A las pugnas internas se sumaban los problemas derivados de la lucha entre los grandes bloques ideológicos del mundo (la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y los Estados Unidos de América).
Costa Rica había optado por una retórica aislacionista y un alineamiento de hecho con las políticas del gobierno republicano de turno de los Estados Unidos (1982-1986)

Al iniciar la Administración Arias (1986-1990), esta varía el rumbo de la política exterior costarricense y opta por adoptar total autonomía en relación con los Estados Unidos. Su estrategia no era sustraerse de la crisis regional, sino intervenir en ella contribuyendo a buscar soluciones políticas que proporcionaran un ambiente estable y pacífico en que la sociedad costarricense pudiera seguir su camino.

El 15 de febrero de 1987, el Presidente de Costa Rica, presenta a los mandatarios de El Salvador, Guatemala y Honduras, la propuesta “Una hora para la Paz”.

La propuesta se convirtió luego en el plan de paz para Centroamérica, conocido como «Esquipulas II», aprobado en Ciudad de Guatemala el 7 de agosto de 1987 por todos los presidentes centroamericanos. El Plan de Paz es la culminación de un largo proceso de negociaciones en cuyos inicios intervinieron varios países latinoamericanos, particularmente Colombia, México, Panamá y Venezuela, que formaron el llamado Grupo de Contadora. Hoy, 30 años después, este plan es reconocido universalmente como “Plan Arias”.

Mientras las causas estructurales de la violencia no se hayan eliminado, será muy difícil alcanzar la paz definitiva. La firma del acuerdo de paz regional, y de los nacionales (El Salvador, y Guatemala) le dieron a nuestra región el respiro necesario para trabajar en la eliminación de las inequidades que conforman la brecha que nos separa.

La tarea pendiente fue y sigue siendo responsabilidad de todos y cada uno de nosotros: transformar nuestras sociedades y hacerlas más justas y pacíficas.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!