Emisión especial de la Lotería Nacional

Lotería

Discurso pronunciado por Lina Barranes Castegnaro
Directora de la Fundación Arias para La Paz y el Progreso Humano
En la presentación de la emisión especial de lotería
para conmemorar el 30 aniversario de la firma del Acuerdo de Paz en Centroamérica
04 de agosto del 2017

Este próximo 7 de agosto, se cumplen 30 años de la firma de la paz en Centroamérica. El documento inicial firmado por los presidentes Ascona de Honduras, Arias de Costa Rica, Ortega de Nicaragua, Cerezo de Guatemala y Duarte de El Salvador, abrió las puertas a los acuerdos nacionales de El Salvador y de Guatemala, permitió elecciones libres en Nicaragua. Obligó a un cese de fuego que diera el espacio para negociar en toda la región. Fue la primera luz de esperanza en el negro túnel de una guerra que duraba ya más de 20 años.

La Fundación Arias ha promovido que este importante aniversario se conmemore no solo con reflexiones académicas, o debates políticos, lo cual haremos, sino también por medio de las Bellas Artes. Hemos escogido dos de ellas que tienen como las otras, un lenguaje universal, que son la música y la plástica. Es en este mismo diseño de celebración es que hemos invitado a la Orquesta Sinfónica Juvenil a realizar una gira por Centroamérica el mes entrante con el propósito de sembrar con las notas de flautas, violines, arpas y cellos, los campos centroamericanos, mismos en los que años atrás, se derramaba la sangre de los jóvenes. Para conmemorar estos 30 años, tendremos el sonido de notas musicales, donde antes se oían sonar ametralladoras.

La música, como la plástica, son expresiones artísticas que no tienen tiempo, ni lengua. Son un idioma que no necesita verbos. Su goce, placer y disfrute es intuitivo. Nos aceramos a ellas por medio de sensaciones. Cuatro extraordinarios pintores contemporáneos costarricenses aceptaron nuestra propuesta para unirse a la conmemoración. A ellos, les agradecemos muchísimo su generosidad. Gracias Felo García, Rafa Fernández, Rosella Matamoros y Miguel Casafont, por sumarse con alegría a nuestro proyecto!

Igualmente a la Junta de Protección Social, por habernos brindado el espacio para conmemorar un acontecimiento que no podemos ni debemos, ni queremos olvidar.

Pero realmente, a quien agradecemos y lo hago al dar inicio hoy a este mes de celebraciones, no en mi calidad de Directora Ejecutiva de la Fundación Arias, sino como parte de esa generación de centroamericanos a la que pertenecen también Rosella Matamoros, Miguel Casafont nacida alrededor de 1960 es a Oscar Arias. De no haber sido por el, nuestra generación estaba destinada a seguir peleando en esa guerra centroamericana. Tuvimos nosotros la suerte, de tener en la presidencia a alguien con esa actitud tan costarricense que tuvo Oscar Arias de encontrar intolerable e incomprensible una guerra. Con esa actitud tan personal de obstinación y tenacidad con la que presionó a sus colegas hasta obtener su acuerdo por la paz, a pesar de que como dice este genio músico y pacifista, Daniel Barmboin “una de las tragedias modernas es que le tenemos más miedo a la paz que a la guerra”. En fin, Oscar Arias tenía esa actitud tan de doña Lilliam y don Juan Rafael –sus padres- que formaron no uno sino, dos hombres de bien, incapaces de incumplir su palabra y dispuestos a defender con pasión sus compromisos que fueron Presidente de la República y Ministro de la Presidencia del 86 al 90. Corrijo pues mi agradecimiento y agradezco, a nombre de mi generación a doña Liliam, a don Juan Rafael a Rodrigo y a Oscar Arias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!